domingo, 26 de septiembre de 2010

MINI RELATO VIAJERO Y FOTOS LIBRERAS

De vuelta del viaje a Londres con amiguitas, incluidas nuestras queridas blogueras Loving y Tempe, y casi recuperada de las noches sin dormir y los kilómetros recorridos, con "Convers" machacadas como vehículo, vengo a dejaros mis fotitos libreras en la patria de Shakespeare.




Y hablando de Shakespeare, aquí os dejo las fotos de su (increible, alucinante, cegador y resplandeciente) museo. En él hay una reconstrucción fiel de lo que se supone era el teatro en el que representó sus obras (recordemos, Shakespeare murió en el 1616 así que hace ya su tiempo) y además ha sido realizado con los materiales de los mismos años traídos expresamente para esta obra.



En serio os digo que las fotos no hacen justicia al esplendor del teatro y que en cuanto te encuentras en él la magia te envuelte y te hace transportarte a aquella época en la que el arte de uno de los mejores escritores de todos los tiempos cobraba vida en los escenarios (incluso unas lagrimillas intentaron escaparse de mis ojos, pero lo impedí, por supuesto).












De impoviso y de vuelta al albergue en el que hemos pasado, pues no sé si dormido, estas noches fuera de las fronteras del flamenco y la tortilla de patatas (aunque nunca se diría, porque hay más españoles en Londres que aquí, por todos los sitios encontrábamos uno, trabajadores del albergue incluidos) me colé en una increíble librería de 5 plantas en la que por supuesto en la 5º y última planta POR LAS ESCALERAS (mis magulladas zapatillas y mis dolidos pies intentaron retenerme, pero yo soy más fuerte) se encontraba la sección juvenil, así que buscando y maldiciendo porque mi nivel de inglés no supere el indio apache, encontré este tesorito con el que sólo pude echarme esta foto.





Por último, las fotos en las que el frikismo tomó las riendas y se impuso... ¡¡¡¡¡¡¡ la plataforma 9 y 3/4 !!!!!!!!. Daba igual que tuviéramos sueño, daba igual que fuera tarde y que los trabajadores del metro nos miraran con cara rara, era genial y disfrutamos de lo lindo.

La única pena es que al otro lado no esperaba el mundo de Harry, porque nos hubiéramos ido encantadas, y sin mirar atrás.





Pues nada, con la hora que es y lo cansados que estamos todos sólo me queda despedirme, prometiendo que si el odioso monstruo PC y mi torpeza con youtube me lo permiten, pronto os colgaré un vídeo en el que podréis admirar un poco más la belleza del museo de Shakespeare.

3 comentarios:

Anabel Botella dijo...

Qué pasada lo del teatro de Shakespeare. Qué pena que no pudiéseis pasar al otro lado del andén. El mundo de Harry os estaba esperando. Es lo malo de ser muggles.

Loving.Paris dijo...

Lo pasé *_________________________*

Anna Gallagher dijo...

¡Odio ser muggle!